Hazte querer con tu marca personal

Hazte querer con tu marca personal

Uno de los servicios de Hazte Querer es crear y potenciar tu marca personal. Establecemos un objetivo, a través de un análisis previo, creamos una estrategia y desarrollamos un plan de acción que te dará más visibilidad, publicidad y credibilidad. Aplicar estas acciones para crear, mejorar y hacer crecer tu marca personal es lo que en el argot publicitario llamamos personal branding.

¡No te asustes! que en este post te enseñaré pasito a pasito cómo hacerlo, sin tecnicismos y desde cero, ¡allá vamos!

Es posible que cuando escuches la palabra marca vengan a tu mente un montón de productos, esos que consumes día a día. Hay muchísimos motivos por los que ante la gran oferta existente escoges uno determinado: cubre una necesidad específica, por recomendación de un amigo, te emocionó su publicidad, tiene mejor precio, te gusta su diseño y colores, etc. es decir, te decides por uno en particular por una serie de atributos que lo hacen único. Esa actitud de confianza también se aplica a las personas, así que gestionar tu perfil personal como si fuera una marca es lo que denominamos marca personal.

Antes de entrar en materia es importante que sepas que la marca, aparte de referirse a productos o servicios, puede ser también empresarial, institucional y personal. Aquí nos enfocaremos a la personal, aplicada a cualquier sector, ya seas agricultor, bailarín, o ingeniero. Todos tenemos una marca personal que construir, cuidar y trasmitir. ¡Sé tu propio mánager!

¿Qué es la marca personal?

Es todo lo que comunicamos de nosotros mismos, la impresión y la sensación que dejamos en la mente y en el corazón de los demás. Lo que conforma nuestra identidad personal y profesional: el conjunto de nuestros atributos, el talento que nos diferencia, los valores, la experiencia.

¿Cómo se crea la marca personal?

Un primer pasito

1. Ejercicio de autoconocimiento

¿Quién soy? ¿qué he hecho hasta ahora? ¿qué se me da bien? ¿qué es lo que más valora la gente de mí? ¿a dónde quiero dirigirme? ¿cuál es el talento que quiero poner al servicio de los demás? ¿qué puedo aportar?

Hay un ejercicio muy sencillo: hacer una línea horizontal que es nuestra vidacurvitaEl punto medio (A) nuestro ahora, hacia la izquierda (C) el pasado y hacia la derecha (B) el futuro. Escribe qué has hecho, para dónde vas, dónde quieres llegar, tus objetivos más inmediatos y los más alejados en el tiempo. La trayectoria entre A y B sería la estrategia para conseguir esos objetivos.

En este ejercicio es necesario reflexionar, poner el foco sobre nosotros mismos, hacer nuestro DAFO interno (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades). Debemos sentar unas bases en positivo de quiénes somos, mejorando la autoconfianza y ser conscientes de nuestra inteligencia emocional. Aunque también debemos ubicar los tropiezos y desaciertos, ser autocrítico con nuestras limitaciones con el fin de aprender y corregir.

Hay que soltar muchas cargas culturales de negación, modificando algunas creencias que nos limitan. Buscar una diferenciación, un sello personal único. Y desde allí construir el discurso, con un tono de comunicación definido, tener las ideas claras para generar confianza y aumentar nuestro valor.

2. Lo que nos hace falta

Una vez definidos nuestros atributos, trabajada la actitud e identificada la diferenciación, debemos plantearnos ¿cuáles son nuestras áreas susceptibles de mejora? ¿dónde debemos ser más fuertes?

El mercado actual es competitivo, demanda que seamos especialistas, tenemos que ser expertos en algo y posicionarnos como personas relevantes. Es aquí donde también debemos trabajar nuestras competencias transversales: hablar idiomas, mejorar las habilidades de comunicación, fortalecer nuestra inteligencia emocional, porque ahora no basta sólo con el conocimiento técnico.

A caminar  – Creando nuestra marca personal

  • Buscamos el nombre (naming) que tendrá nuestra marca. Puede ser nuestro propio nombre y apellido o un nombre nuevo, con el cual nos identifiquemos, porque nuestra marca es el reflejo de nosotros mismos.
  • Le damos forma a los productos o servicios que vamos a ofrecer, es la misión.
  • Identificamos cuál es la visión, hacia dónde vamos, cuáles son nuestras metas.
  • Y los valores que representamos, nuestras pautas de actuación.
  • Tenemos claro el tono a trasmitir. Utilizaremos un lenguaje cercano y coloquial o uno formal
  • Quién es nuestro público, dónde está, por dónde se mueve, qué le interesa.
  • Diseñamos la imagen de marca: logotipo, tipografía, colores, recuerda que cada color tiene su significado y que debemos aplicar la psicología del color para hacer más efectivos los resultados que queremos alcanzar.
  • Creamos nuestro plan de acción, cuáles son las acciones para promocionarnos, qué canales utilizar, cuándo (calendario).

A correr- darnos a conocer

Si ya sabemos lo que queremos ser y trasmitir y tenemos un buen plan de acciones, nos falta el paso más importante, ¡qué nos conozcan! Y para ello debemos trabajar una estrategia de comunicación, que refuerce los valores con los que queremos que se nos identifique.

Para posicionarnos es necesario manejar un mensaje claro y específico. El público debe identificar claramente lo que podemos hacer por ellos. Vivimos en un mundo donde generamos demasiada información así que debe quedar clara nuestra diferencia y por qué debemos ser los elegidos.

Un aspecto fundamental es la elección de los canales, tanto online como offline, ¿cuáles deben ser los apropiados a nuestra estrategia de comunicación? no todos son válidos, dependerá del mensaje y de identificar dónde está nuestro público objetivo. Es preciso adaptarnos a los diferentes códigos de social media y aplicar un lenguaje particular a cada uno de ellos.

Aquí tenemos algunas de las herramientas online que podemos utilizar en nuestro plan de acción: redes sociales (Facebook, Google+, Twitter, LinkedIn, Pinterest, Instagram, Youtube, Vimeo, Slideshare, Tumblr, Flicker, etc.), correo electrónico, newsletters o e-mail marketing,  websites, blogs, herramientas de monitorización, de análisis y de gestión de redes. La mayoría de ellos son medios gratuitos, al alcance de todos, pero hay que trabajarlos con constancia.

Si tenemos un perfil en redes sociales es imprescindible interactuar con nuestro público, comunicarnos. Si alguien se toma el trabajo de escribirte en el muro, contesta, sé cercano y crea una relación sostenible en el tiempo.

Las herramientas offline son más difíciles de aplicar, porque no todos tenemos acceso a esas plataformas y algunas son demasiado caras, pero no debemos desestimarlas porque constituyen un poderoso medio de difusión. Entre las más importantes tenemos: prensa, radio, TV, conferencias, libros, networking, etc. También es importante redactar un buen Curriculum Vitae, resumido y más infográfico.

¿Qué podemos conseguir con una buena marca personal?

  • Darnos a conocer, esta presencia constante acabará dando resultados en ventas, seguidores, lectores, lo que sea que nos hayamos propuesto.
  • Convertirnos en un referente en nuestro sector, aunque para ello debemos trabajar muchísimo, no es cosa de un día, es el resultado de un arduo y constante trabajo.
  • Aumentar nuestros ingresos por crecimiento de cartera de clientes y de prestigio, entre otros.

¿Cuál es el momento ideal para trabajar nuestra marca personal?

Todo momento es bueno para crear nuestra marca personal, la excusa “soy demasiado joven, o demasiado viejo” no existe, esto es como “quererse no tiene horarios ni fecha en el calendario”, aunque hay algunos colectivos que es conveniente que presten especial atención:

Universitarios, nativos digitales que han crecido con las nuevas tecnologías: dar visibilidad a los proyectos que desarrollan en la universidad. Trabajar desde ahora su marca personal, para que cuando sean profesionales tengan ya una huella digital coherente y valiosa.

Trabajadores por cuenta ajena, su talento no puede quedar entre cuatro paredes. Si quieren progresar dentro de la propia empresa y ser promocionados tienen que generar visibilidad, hacer una aportación extra de valor que los diferencie. Las empresas que destacan creen y apuestan por la sinergia entre marca corporativa y marca personal, porque reconocen que los conocimientos y competencias de sus trabajadores son un activo muy valioso. La tendencia va hacia esos derroteros, ¡así que a crear marca personal!

Autónomos y emprendedores, la marca personal es su tarjeta de presentación, deben gestionarla al máximo nivel, aunque es un proceso largo y laborioso, vale la pena cuando se cualifican y cuantifican los resultados.

Y recordemos: si alguien necesita un profesional para un determinado trabajo escogerá al que le genere más confianza, aquel que ocupe un espacio preferente en su mente. Así que de eso se trata, de potenciar nuestras virtudes para mayores oportunidades de crecimiento personal y profesional.

Si tenemos una buena estrategia de comunicación los resultados se acercarán a lo que deseamos. Recuerda que Hazte Querer, marketing y comunicación digital, está aquí para echarte una mano en lo que necesites, tanto si empiezas un proyecto como si lo que buscas es mejorar y posicionar tu marca personal.

Más adelante te enseñaré cómo manejar a nivel profesional cada red social, qué particularidades tiene cada una, qué herramientas debes usar para generar contenido, y cómo monitorizar tu reputación online.

Espero que este post sea de utilidad para crear o mejorar tu marca personal. ¿Te animas ahora con el personal branding?

 Marca personal

Share Button

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>